La vuelta de martin fierro xviii

816
Se largaron, como he dicho,
a disponer el entierro;
cuando me acuerdo me aterro:
me puse a llorar a gritos
al verme allí tan solito
con el finao y los perros.

817
Me saqué el escapulario,
se lo colgué al pecador,
y como hay en el Señor
misericordia infinita,
rogué por la alma bendita
del que antes jué mi tutor.

818
No se calmaba mi duelo
de verme tan solitario;
ahí le champurrié un rosario
como si juera mi padre,
besando el escapulario
que me había puesto mi madre.

819
“Madre mía”, gritaba yo,
“¿dónde estarás padeciendo?
El llanto que estoy virtiendo
lo redamarías por mí,
si vieras a tu hijo aquí
todo lo que esta sufriendo.”

820
Y mientras ansí clamaba
sin poderme consolar,
los perros, para aumentar
mas mi miedo y mi tormento,
en aquel mesmo momento
se pusieron a llorar.

821
Libre Dios a los presentes
de que sufran otro tanto;
con el muerto y esos llantos
les juro que faltó poco
para que me vuelva loco
en medio de tanto espanto.

822
Decían entonces las viejas,
como que eran sabedoras,
que los perros cuando lloran
es porque ven al demonio;
yo creia en el testimonio
como cré siempre el que inora.

823
Ahi dejé que los ratones
comieran el guasquerío
y como anda a su albedrío
todo el que güerfano queda,
alzando lo que era mío
abandoné aquella cueva.

824
Supe después que esa tarde
vino un pión y lo enterró;
ninguno lo acompañó
ni lo velaron siquiera;
y al otro día amaneció
con una mano dejuera.
825
Y me ha contao además
el gaucho que hizo el entierro
– al recordarlo me aterro,
me da pavor este asunto –
que la mano del dijunto
se la había comido un perro.

826
Tal vez yo tuve la culpa
porque de asustao me fuí;
supe, despues que volví,
y asigurárselos puedo,
que los vecinos, de miedo,
no pasaban por allí.

827
Hizo del rancho guarida
la sabandija mas sucia
– el cuerpo se despeluza
y hasta la razón se altera-;
pasaba la noche entera
chillando allí una lechuza.

828
Por mucho tiempo no pude
saber lo que me pasaba;
los trapitos con que andaba
eran puras hojarascas;
todas las noches soñaba
con viejos, perros y guascas.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema La vuelta de martin fierro xviii - José Hernández