La razón del rocío

Yo fui como las hierbas pero no me arrancaron.

Como un ciego caí y en mi tropiezo
fundé mi iglesia, el modo de mi sed.

Ahora miro la lluvia
que llora ayer lamiendo los cristales
y el paisaje de nadie de esta aldea.

Delicadas y tácitas miserias
de quien sueña, al callar,
una extensa y extraña región de transparencias.

Yo fui como las hierbas pero no me arrancaron.

Amé, brillé, crecí, fui admirado,
y hoy no hay pájaro ni árbol que no envidie
sólo porque no son como nosotros.

Ya nadie espera. Ya no existe. Llueve.
Crezco como la hierba pero nadie me arranca.

Fui la humedad del mundo en esta aldea.
Amé el humo y la escarcha. Vendimié
viñas, noches y voces de otros tiempos.

Yo fui como las hierbas
y aprendí a germinar en el dolor.
Como no me arrancaron
hoy intento entender la razón del rocío.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema La razón del rocío - Juan Vicente Piqueras