La página grande de palomas y versos

I

Es la hora de ti, es cuando llegas
Y atracas tu perfume inmenso
Entrando como el alba por la puerta.

II

Intento medir la poesía con tu nombre
Pero no me alcanzan las palabras
Para contenerte.

III

De tanto llorar alimenticias muertes
Hay cal en mis ojos para esta catedral de llanto.

IV

Hay rincones que arrecian sobre mi corazón
Tú arreciabas mi corazón.

V

He llegado hasta la soledad
Al puente del tiempo
Al lugar donde creciendo
Se quiebran las palabras y me canción
Me. Canto.

VI

As never
As posible

VII

Vivir somos esto.

Desollados como la harina

VIII

Quiero morder tus ojos
Caberte en un firmamento de párpados
Y no mostrarte nunca la salida.

IX
HUELLA

Por aquí pasé y dejé esta huella como testimonio
De mi búsqueda. ¿Dónde estabas
Durante toda la lejanía?

X

Estas horas me acantilan detrás de mis ojos.
Soy un rey de traje chamuscado, sentado en su desvencijado
Trono, en el medio de una ciudad derrumbada y
Arrasada.

XI

Honda flor de
Ausencia
Hondamente flor
De soledad, las
Sirenas de la noche
Llaman pero
El silencio no
Tiene partida

XII

Esculpo inmensidades de
Sed en mi boca, anticipando
El polen de la tuya.

XIII

Como un hechizo, surge entre vahos de silencio y delirio
El milagro peninsular de tu cabeza, como un faro
Para las naves de la espera

XIV
CON TU VOZ AL ROJO VIVO

Harapiento de lámparas

Tu voz salta como un arco
Como un gato cereal en el teléfono.

XV

Ven, bébete mis manos en celo.
Bébete de un sorbo mi deseo
Como un monstruo acechante y oculto.

XVI

Aquí mi boca te buscaba en el aire
Y recogía una promesa

XVII

Besos, besos
Como pasos de eterno
Caminante por tu
Cuerpo.

XVIII

En el fondo
Reseco de los
Lagos viven mis
Caricias como
Alas arqueológicas.

XIX

Como sigue tu cara después de las fotografías
Como se desinmovilizaba que decías

XX

Siempre
Empieza
Constantemente
Como un río
Este amor
Que no termina
Nunca

XXI

Me regalaste una tormenta de claveles.

XXII

Amarte
Con mañana

A tu estatura

XXIII

Exiliado a un sueño, como un sobreviviente
Exiliado al vino

XXIV

Como un pabilo ardiendo constante (como una vela)

Tu imagen arde.

XXV

Tu boca es la desembocadura del
Alba
Manantial del universo
Cerrojo de palomas emigradas
Y además la canoa de mis besos
(y la quilla de tu lengua)

XXVI

Efigie

Tu pelo de gaseoso trigo

Terrestre anatomía

XXVII

Con dedos melodiosos
Deletreabas la menta

XXVIIII

Para cantarte

Mi amor
A quemarropa

XXIX

If I could lock your memory
With my dreams
If I could

XXX

No me dejes en esta tiniebla de tu vida
Con mi soledad. Dile que se vaya, que me deje
Solo.

XXXI

Hoy te extraño como nunca
¿cuános siempres caben en el nunca?

XXXII

Dios es tantas cosas que no puede decir yo.
Cuando dice yo dice nosotros

XXXIIII
ROYAL SONESTA

Cuando fui a este sitio
Tenía tu carta en mi mano
Y mi corazón se remontaba
Como la primera paloma del día

XXXIV

Mañana estaré más cerca de tuyo
Tendré mi billete en la mano.

XXXV

Atracando Canciones
En tu oído
Me volví ancla de besos
Horizonte de sonido

XXXVI

Cuando a veces
Me miras como el pan
Me dueles ese
Hambre de tiempo demorado
Que nos esperamos mañana.

XXXVII

Amortajado de sombras voy esta sonoridad de silencio por el borde
Más ingenital de la noche. Tu imagen me arroja una lámpara
Tu boca una antorcha de sonido para incendiar al silencio.

XXXVIII

ésta es una
Isla de besos
Que te buscaban.

XXXIX

Recién ahora que somos
Sé que nunca he querido ser
Otra persona.

XL

Pasando por aquí, tuve ganas de absorberte
Los ojos

XLI

Como en una selva de
Trébol, viven insectarios besos
Entre las papilas de mi
Lengua

XLII

Hay jirones de perfume todavía

XLIII

Ahora siento que mi cuerpo
Es un compacto nudo un pan un ladrillo de tajos.

XLIV

Las vidas ruedan como el agua hacia los valles.

XLV

Ya no tengo dudas de que la vida
Es una fábrica de sueños. ¿Por qué diablos
Entonces, no me dejan dormir?

XLVI

Tu cuerpo de
Misteriosas catacumbas

XLVII

Quiero un idioma que no tenga silencios
Para callar a fuerza de mirarte

XLVIII

Archipiélago
De besos

Fusil de besos

XLIX

De tanto bajar por petrificadas venas
Buzo mineral
De tanto recorrer el pasadizo
Que conduce a mi memoria
Tengo este olor a catacumba
Esta mirada de bodega
Donde maceran venenos.

L

Cuando no estamos juntos
Me sobro.

LI

Quisiera ir a vivir en una flauta
Para que cuando tú fueras a soplar
Entrar sigilosamente en tu boca y
Trasladarme dentro tuyo para
Siempre como un parásito enamorado.

LII

Ven a vivirme, la soledad me amortaja
Con manos deshabitadas.

LIII

El viento de la noche hurga
Con frenéticos dedos multiplicados
El jadeante follaje
La luna es un sonido quieto
Congelado

LIV

Parásito de luz
Con manos desterradas.

LV

Secundo mi propia profecía de ser

Quiero secundar mi
Propia primavera

LVI

Sacar de mí todos los cobardes
No quiero construirme un seudónimo de palomas.

LVII

Si puedo permanecer impasible

LVIII

Cuando te digo que te quiero
El alma se me acumula en
La garganta

LIX

Camuflado
Mi corazón chisporrotea
Trueno, esculpido, virola
Y entrabas arrollando como la primavera

LX

Tú me abundaste las manos de vertiente

LXI
EL NOMBRE NUEVO DEL AMOR

Mis pies son el pedestal del delito.

Cambiar los zapatos de mi historia

Subordinado dedo
SE ME HA|ROTO|EL|ANILLO!!!

LXII
EL MONUMENTO DEL SONIDO

No sé con
Qué palabra ofrecértelo
Para que no
Se me derrumbe

LXIII

Mis sombras se agremian en sectas de silencio
Silencio adentro
Como cotidianas razas de palomas quemadas

LXIV

Ya estoy cansado de no ser Dios
Estoy harto de no haberme muerto nunca
Sáquenme de aquí
ábranme los ojos
Déjenme volver a mi memoria.

LXV

Llevo la luz de tu piel en mis manos que saben a sombra

LXVI

Sólo alguna vez el sueño no pierde el rostro.
Sólo alguna vez el silencio sabe qué palabras.

LXVII

Tu orgasmo como un escalofrío del mundo.

LXVIII

Tantos tiempos hay en un mismo tiempo,
Tiempo de tantas cosas.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema La página grande de palomas y versos - Jorge Lemoine y Bosshardt