La falda

Era una tela naranja

Con florecitas verdes.

Se parecía mucho al paño

De nuestra mesa de camilla.

Un metro cuadrado de tela:

Hay que hacerle

Una bastilla pequeña

Para meter el elástico.

Yo le puse unas bolitas de colores

Y unas plumas

Que te dije que me había regalado

Una de las palomas que

Saludamos cuando abrimos las

Persianas cada mañana.

La que no se comió el mono.

A las 13:30 estaba lista

La faldita

Y mi proyecto y el presupuesto,

Y las inyecciones para el dolor.

Pensé que era larga

Pero no estaba muy segura.

Creces muy rápido.

A ti te pareció

La falda de una princesa

Y la llevabas así de linda.

Cuando te miré por la ventana,

A las 16:30,

Y cuando las vi, comencé a

Llorar.

Las demás niñas llevaban

La misma tela.

Pero era un vestido,

Como el de una reina.

Yo lloraba

Mientras tú jugabas con

Los demás niños.

Y aplaudías cuando

Te lo decía la seño.

Y cuando aplaudías,

Yo lloraba.

A las 20h. Yo presentaba

Mi libro

Sin presentador.

Y comencé a llorar

Ante el abuelo.

El abuelo no merecía escuchar

Ese poema.

Ni tú merecías llevar esa falda

Tan larga.

Pero érais felices

Como “cíncipes”

Mientras yo seguía

Llorando

Mi imperfección.

Me ha sobrado un poco

De tela,

Mi vida.

Te haré una falda

Preciosa

Para el verano.


Poema La falda - Eva Vaz