La desilusiÓn

Te azota.
Trenza un látigo de lianas secas.
Se mofa
-manojo de flores marchitas
que se agita frente a tu rostro-.
Te obliga a respirar aire doliente,
a beber agua estancada.
Distrae tus oídos con sonidos quejumbrosos.
Coloca un velo oscuro al paisaje que ansias.
Hace tu vino agrio,
espina tu mano cuando tomas tu copa.


Poema La desilusiÓn - Eduardo Langagne