Juana de ibarborou

Era temprano aún para el alma poeta,
Para sus limpias dalias;
Pero en la noche rota
Hubo un olor de cirios y naranjas.
Una hilandera oscura tejió un vestido blanco
Para cubrir a Juana.
Amada, hay una voz,
Que desde el sur nos llama.
Es un llanto de higuera sin piropos.
Es una cuna ya sin esperanzas.
Son los pinos que gimen junto a río andariego por el adiós de Juana.
Amada, nuestro amor hecho de plumas
Es un trino de fe para las ramas;
Pero pongamos en el nido ajeno
La piedad de una lágrima…
IQue ya no habrá más rosas prodigiosas
En las manos der Juana!



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Juana de ibarborou - Luis Mario