A una señorita francesa

La bella que prendó, con gracioso reír,
Mi tierno corazón, alterando su paz:
Enemiga de amor, inconstante, fugaz,
Me inspira una pasión, que no quiere sentir.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema A una señorita francesa - Leandro Fernández de Moratín