Invierno adentro

Toda la niebla se agolpa en este bosque olvidado,
Donde pájaros de escarcha se estrujan sin sonido.
Vuelvo al tiempo circular, a los pétalos de la nieve,
Al cierzo que es lluvia y de nuevo cierzo,
A la ausencia de conocidos y presentidos labios.
Vuelvo a este arroyo que contempla su quietud,
Pues hasta los peces
Rehúsan quebrar los negros vidrios del agua.
Respiro la ebriedad del musgo, y sangro:
Tengo el invierno en el rostro, ninguna tibieza
Puede ya traspasar los temblores.
Vuelvo al lado oscuro del sol, al reverso del mundo:
Hasta el aire sabe aquí a lápida.
La noche se teje a sí misma, y un disperso fulgor
Chorrea aún en las ventanas.
He vuelto al cieno.
Calla, sangre; duerme.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Invierno adentro - Javier Alas