Imitación de lord byron

Plus mme une vaine ombre.
Victor Hugo.

Nadie sonríe en torno; nadie enjuga
Si trabajo, el sudor; si gimo, el llanto;
Si el enojo la frente acaso arruga,
Nadie tiembla de espanto.

Ni muelle brazo que mi sien apoyo.
Tras las faenas del penoso día;
Nadie los ecos de mis rimas oye
Con blanda simpatía.

Nadie a la puerta, exánime, si tardo,
Cuenta las horas, implorando al cielo;
Y yo de nadie la venida aguardo
Para calmar mi anhelo.

No hay ser viviente, si el dolor me abruma,
Que vigorice el abatido pecho.
Una huella no más dobla la pluma
Del solitario lecho.

Pues ora, huelgue el corazón, ya rotos
Los vínculos están; y ya pareces,
Fortuna, blanda a los ardientes votos,
Frustrados tantas veces.

Sepa quien puso en la turbada frente,
Mezclada con el mirto la amapola,
Cuanto placer sin ella el alma siente;
Y sépalo ella sola.

Gocemos ambos; ella en el tumulto
De pasiones que excita su belleza;
Yo, consagrado al misterioso culto
De la Naturaleza.


Poema Imitación de lord byron - José Joaquín de Mora