Gutierrez nÁjera

Regresar fatigado del trabajo
De la diaria fäena
E ir a mirarse en lo hondo retratado
De sus pupilas negras
Cerca del rico piano – mientras vaga
Sobre las blancas teclas
Su mano de marfil – soñar despierto
Felicidad eterna.
A la luz de la lámpara brillante
Ver las rubias cabezas
De los risueños niños – de infantiles
Ilusiones llenos.
La mirada tender sobre la cuna
Que cual flor entreabierta
Entre sus hojas perfumadas guarda
Una existencia nueva!
¡Oh cuadro del hogar! oh perspectiva
Cariñosa y risueña,
Cuando en el paso por el falso mundo
Ancha herida sangrienta,
El desengaño abrió, cuando sentimos
Caer mustias y secas
De la primera juventud las rosas,
Qué mortal no desea
Dejar en tu silencio venturoso
Deslizar la existencia
Y guardar lo divino y delicado
Que el alma herida encierra
En tu seno feliz – como la concha
Lejos de las tormentas
Guarda en el fondo del movible océano
Las nacaradas perlas!



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Gutierrez nÁjera - José Asunción Silva