Góngora y nosotros

Hemos entendido al fin tu práctica
Cuando tomabas la anécdota en el fondo simple
Y tan humana
Y la destruías minuciosamente
Dando paso a todo ese extraño musgo
En apariencia frío
La trampa de las emociones
Nunca fue suficiente para hacerte bajar tus defensas
Fue siempre un gusto
Descubrir el intrincado dibujo de tus flores
Y escuchar a algunos
Dividir tu escritura entre la simple y la compleja
Alabando ora la una ora la otra
La fama de difícil me ha perseguido siempre
Los machos recios,
Los curas de todas las iglesias
Y algunas señoritas
Disfrutan de mis cosas más fáciles
Los cultos prefieren las difíciles
Los ex rebeldes claudicantes por cosas de la edad
Adoptan una postura intermedia
De alguna manera yo soy también un converso
Nuestra marginalidad es demasiado grande
La gente tiene necesidades simples
En nuestro caso
La mano izquierda sabe
Lo que hace la derecha.


Poema Góngora y nosotros - Jorge Etcheverry