Gato

Puro silencio, camina
Un tacto de seda indómita…
Sobre el suelo y sobre el aire
Su peso de nave flota.

El ojo azul de la noche
Se enamora de su sombra,
Mientras el astro del día
Su imagen fugaz evoca.

El tiempo salta su espacio
-donde no caben las horas-
Para la caza sin prisa,
El buen descanso o la gloria.

Desde el reino del instante
Atiende todas sus cosas:
Siempre despierto, distingue
Sonido, bocado y forma.

Su destreza es la caída;
El salto, su portentosa
Aproximación al vuelo;
Y la elegancia, su impronta.


Poema Gato - Luis Ángel Barquín Villaverde