Fe de erratas

Para Gabriela, la de ahora
Tuve una hija. Sufrí mientras nacía,
fui feliz cuando pude ver su rostro.
Creció cantando, persiguiendo al sol.
Un día cualquiera vino por ella el odio.
Un rencor que domina las entrañas se la llevó a una
casa que no tenía ventanas al recuerdo.
¿Tiene otros ojos? ¿Tiene otro corazón?
¿Otra sonrisa?
Ya no recuerda nada.
Por eso esta canción es triste.
¿O tal vez olvidó para sobrevivir?



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Fe de erratas - Eduardo Langagne