Esparza para una gipcia su amiga

Pues mi propia propiedad
tal officio me mostró,
yo vengo de pïedad
a hurtar la libertad
del triste que la perdió.
Y pues de su compassión
a tan gran cosa m’atrevo,
adormid la condición
porque yo, sotil ladrón,
haga el hurto como devo.


Poema Esparza para una gipcia su amiga - Diego Fernández de San Pedro