Entrega

caminas desnudas sin temor a nada
Sin miedo a moldearme tu grácil figura
En estas dos flamas que son el reflejo
De tus desafíos, los tuyos son míos.

Te aguardan sedientas estas palmas ígneas
Que son propiedad de los mas profundo
Que llevas guardando con la sed que ansío
Tu veste de flamas, piel que has prometido.

Y llegas silente, yo apenas respiro
El alba, la noche, quizás son momentos
De un lugar de un tiempo; absortos perdidos
Me absorbes, te libo, y una luz titila
Tus ojos, la vida, ambos embebidos
Yo de la fragancia de un rosal prístino
Tu de la esperanza del corazón mío

RAFAEL CÁRIMA, VENEZUELA, EDO. ANZOÁTEGUI



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Entrega - Rafael Carima