En este momento

Mi hija crece con el vértigo

En los huesos.

Irreversible e indiferente.

Pero yo no crezco:

Cumplo.

Mi hija empieza a ser una niña

Con toda la entidad e identidad

De sí misma.

Y, mientras ella lo aprende

Todo,

Yo no comprendo

Nada.

Y le envidio la alegría

A mi hija.

Le envidio su limbo

Y la risa sin sospecha.

Le envidio los márgenes

Pequeños

De su pequeña existencia.

Le envidio los rizos,

Las preguntas

Y su pequeño miedo.

Le envidio la facilidad

Y la felicidad

De su cielo sencillo

Y exento.

Pero sé que le atacarán

Las preguntas sin respuestas.

Y el miedo pequeño se le hará

Terror.

Y sé que el mundo

Se cobrará

Su inocencia.

Y ella estará de acuerdo.

Sin pedirme permiso

Ni consultarme.

Sin que me dé tiempo

De encontrarle las palabras

Adecuadas

Para justificar su nacimiento

O el ingreso en la vida.

Y sé que mi hija

Es más feliz

Que su madre,

Que sabe y espera

Que la niegue más

De tres veces.

Como ella, su madre,

Hizo con la suya.

Como hará

El año que viene

En esta misma

Arena.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema En este momento - Eva Vaz