Emperatriz galáctica

Para adornarte con diamantes
Que respiren
Con piedras de viva transparencia
Como a la reina de todas las edades
Emperatriz galáctica
Yo elijo temblorosas gotas
De agua o de saliva
Y a veces de lágrimas
Un poco opalescentes.
Busco por los ríos
Infartados de la noche
Por los lagos insondables del silencio
Por las olas del tiempo sin llaves
Y esparzo por tu cuerpo
De continente y de peligro
Esas frutas sin nombre
Esas maduras estrellas animales.
Así te quiero a veces
Mojada y temblorosa
Como un mar malherido
Que tirita y se deshoja
Algo antártico en el fondo de tus huesos
Un poco de cal de luz dormida, adormecida
De miedo a las ventanas solas
Un poco de rincón en tus pupilas
Mojada y entregada
Entre el aire y la sábana
Que te sostienen
Como una voraz corola.
Por quererte,
Te quiero de mil formas
Pero a veces quiero hacer
Caminos
Y como tendiendo entre las estrellas
Al azar algunos hilos
Con astronómico delirio
Trazo rumbos de besos por la tibieza
De tu cuerpo infinito
Y dejo los pasos de mi lengua
Con pisadas de esmeraldas
De diamantes latiendo
De ópalos y perlas
Y así condecorada
Con el agua primaria de mi boca
Con el sudor que emerge
De mi carne espolar que te tripula
Con algunas lágrimas
Que son parte del rito que nos vive
Parte de esta vertiginosa locura
Te dejo hecha de cielo
Princesa boreal collar de aurora
Mojada con el agua
Enamorada de la hondura.


Poema Emperatriz galáctica - Jorge Lemoine y Bosshardt