ElegÍa de las pÉrdidas

Se pierden los sueños
en el diario despertar
que nos regresa al mundo.
Se deshace uno de sus convicciones
y certezas.
Se pierden las llaves
de todos aquellos destinos
que nos fueron deparados
pero ya no serán.
Se pierde incluso algún rostro sagrado.
Se pierde hasta la ínfima gloria
de mirarse en el espejo con orgullo.
Se pierde la locura.
El banal silbido
de andar con ligereza.
Se paga, una y otra vez,
esa apuesta que ha perdido el alma
y de la cual nadie se ha enterado
ni hace falta.
Se olvida la canción de un aguacero.
Se pierde un beso.
Se pierde una caricia
y con ella,
casi la mano.
Se pierden ciertos, misteriosos instantes
donde pudo caber toda una vida.
Se pierde el renglón
y el momento más sublime
de una lectura.
Se pierden tantas cosas.
Los veranos.
Un papel.
Algunas calles.
Empezar a perder ahora mi cabello…
poco importa.


Poema ElegÍa de las pÉrdidas - Eduardo Zambrano