El primer beso

En el cielo la luna sonreía,
Brillaban apacibles las estrellas,
Y pálidas tus manos como ellas
Amoroso en mis manos oprimía.
El velo de tus párpados cubría
Miradas que el rubor hizo más bellas,
Y el viento a nuestras tímidas querellas
Con su murmullo blando respondía.
Yo contemplaba en mi delirio ardiente
Tu rostro, de mi amor en el exceso;
Tú reclinabas sobre mí la frente…
¡Sublime languidez! dulce embeleso,
Que al unir nuestros labios de repente
Prendió dos almas en la red de un beso.


Poema El primer beso - Antonio F. Grilo