El mulo

El señor del pelo blanco
Saca sus plátanos de la jaba negra,
Se mezcla el juego natural de los colores.
Yo jamás he trabajado
Con la dignidad que espera ese señor de un hombre,
Mis Poemas no paren frutos
Que puedan comerse con la felicidad del sembrador.
Mis Poemas son como mulos,
Asisten al desequilibrio de la vida;
Pero no alcanzan a reproducirla por si mismos.
El señor del pelo blanco
Va a morirse en paz,
Yo moriré con el dolor rabioso
De las almas inútiles.


Poema El mulo - Abel G. Fagundo