El indio no es el que mira usted

El indio no es el que mira usted
En el catálogo de turismo,
Cargando bultos
O llevándole comida a la mesa.
Tampoco el que ve desde la ventanilla
Y pide monedas haciendo malabares,
Ni el que habla una lengua muy otra
Y resiste fríos nocturnos.
No, el indio está adentro,
Y a veces se le sale, acéptelo,
Aunque lo entierre en apellidos,
Aunque lo socave bien
Y niegue su manchita de infancia,
Ahí está, acéptelo.
Y si aparece esa agua rancia,
Voraz, el aguardiente que inflama,
Ya verá que se le sale,
El indio empuja con su fuerza de siglos,
Emerge ardoroso y se le sale,
Con lo guardado,
Con lo que dura doliendo.
No, no es otro,
El indio soy yo,
A ver, repita conmigo.


Poema El indio no es el que mira usted - Alan Mills