El equilibrista

El vacío en el estómago
Acompañaba al pie
Del equilibrista como un
Perro fiel
El vértigo de la altura allá arriba
Lo santificaba con
Un martirio de aire
Transitado de pulmón
Virgen asustado
Detenido suspendido
El vacío en el corazón
Bombeaba sangre verde
Azul verde azul
Que derramaba su
Sombra
En la incierta arena
Temblorosa
Allá arriba fina línea del horizonte allá lejos
Prisionera en el espacio
La sombra del equilibrista
Saboreaba la amarga
Distancia y
Sollozaba toda enferma de
Vacío
Y nosotros
Acá
Mirábamos equilibrista y
Sombra
Para arriba desde abajo
Mientras nuestros pies
Tantean el suelo convertido de pronto
En un fino cable de
Acero


Poema El equilibrista - María Inés Zaldívar