Desamparo y fin de doña lambra

Desque esta cuitada de dueña del conde fue desanparada,
Fuyendo por la tierra do sabía que era Mudarra,
Con una manceba sola andava apeonada,
E non avía qué comer si non lo que por Dios les davan.

Murió en la sierra de Neila, e en Neila yaze soterrada
E hoy en día quantos por ý pasan
Nunca dizen Paternoster, dízenle: “¡Mal sieglo haya!”
Amén.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Desamparo y fin de doña lambra - Anónimo