DeclaraciÓn de amor a la orilla del mundo

Todo lo que no alcanzamos a decirnos

Lo dijeron los árboles temblando por nosotros:

Las espigas rosadas al borde del camino,

Los pájaros hundidos en su canto invisible

Y un rumor que venía de todas partes y de ninguna.

Recuerdo que me detuve a recoger una piedra

Y la levanté con gran cuidado – amorosamente –

Como si hubiera sido un pajarillo

Que acabara de caerse de su nido.

La puse junto a tu oído y te dije:

– Cierra los ojos… ¿la escuchas?

– Sí, ¿qué es?

– Es la niebla.


Poema DeclaraciÓn de amor a la orilla del mundo - Alberto Blanco