Cronos

De pronto, ahora resulta que el tiempo es importante.
Yo, que quemé en la hoguera tantos años perdidos
Como pólvora en salvas ; yo, que habité un planeta
Donde el reloj fue siempre un eterno proscrito;
Yo que aprendí tan sólo la métrica del tiempo
Que una complicidad secreta con un viejo magnolio
Que crecía conmigo dibujaba en sus hojas,
Ahora tiemblo si dejo
Que un mísero segundo se escape sin haberlo
Vivido en plenitud y me azoro al pensar
Cómo será el presente que vendrá con el alba
Ignota y entreclara, en si sabré apurarlo
Como el lirio a la escarcha o pasará de largo
Como un tren sin destino ni parada en mi puerta.
Ahora ya me pregunto cuánto mide la exacta
Longitud del futuro que se embosca, taimado,
Tras la neblina densa del resto de un camino
Que aún no hollaron mis pasos. ¿Cuántas auras me quedan
Para ver reflejada en esos ojos tuyos
Mi luz primera del día…? Dime cuántos otoños
Podré contar bajo estos robles nuestros
Que ya estaban aquí cuando llegué y que cuando
Me vaya seguirán llenando de oro y verde
Mi ausencia y derramando su sombra en los estíos
Sobre los hijos de nuestros hijos… Sí. Resulta
Que ahora me va pequeño el traje de mi vida,
Porque hay tanto que hacer, amontonado
En el desván del alma, que quisiera
Que el tiempo se olvidara por siempre de que existo.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Cronos - Ramón Graells Bofill