Crece a medida de mi ausencia amarga

Crece a medida de mi ausencia amarga,
Que es de mi fe la basa, su fiereza,
Con mi amor firmeza,
Más fuerte y alto mientras más se alarga.
¡Ay!, soberbio gigante
El cielo mide, un tiempo tierno infante.

De mis dulces memorias oprimido,
Corre al soberbio mar más presuroso
Guadalete quejoso
Dure tanta memoria en tanto olvido,
Y, de la fe admirado,
Huye, no corre ya, de mi cuidado.

Antes, del tiempo, la cerrada pluma
Corte a sus filos negará, rendida;
La mar embravecida
Antes no escribirá con blanca espuma
Contra la nave airada
La sentencia en sus olas fulminada;

Antes, cuando el sol sale más hermoso,
Dejará de envidiar tu rostro bello,
Y el cristalino cuello,
De su carro el Aurora, presuroso,
Y las discretas flores
Lo mejor de su ser en tus colores,

Que deje el pecho tan dichosamente
De adorar esos ojos soberanos
Y ofrecer con sus manos
Su laurel, aunque humilde, a aquesa frente;
Y a mí, el que he merecido,
Guadalete, por firme, entre su olvido.


Poema Crece a medida de mi ausencia amarga - Luis Carrillo de Sotomayor