Cartas escritas cuando crece la noche (i)

El tiempo regresó – en un instante-
a la casa donde mi juventud
quiso comerse el cielo.

Lo demás bien lo sabes…

Otros llegaron con sus palabras
y sus cuerpos,
buscándome dolorosamente
o dejando la niebla del camino
entre mis pobres manos.

Lo demás es silencio…

Hoy tengo tus Poemas en mis lágrimas
y el deseado mensaje – tan tuyo-
entra en mi corazón con mil años de ausencia.

Lo demás es poseer este milagro
y sentirme a orillas del Gran Sueño
como una rosa nueva.

&quotDame tu mano al fin, eternamente”


Poema Cartas escritas cuando crece la noche (i) - Claudia Lars