Claridad hecha pan

Está visto
Está sabido que
Está sido que yo
Está vivido que yo nunca
Hubiera sido uno
De esos solemnes o terribles señores
Con anteojos y joroba.
De esos que se mueven por
Sus bibliotecas con la familiaridad
De un pez solo en su escueta pecera.
A veces creo que tienen algo de
Dromedario, que guardan litros
De páginas en la joroba de la espalda
Y las de los dedos. Los infaltables juanetes.
Porque casi todos tienen cabeza
Pequeña, tal vez para tener los ojos
Más juntos, – la nariz no es importante-
Nunca se muerden la boca; y las orejas
A veces son alas deterioradas, grandes
Como paraguas, a veces un poco chamuscadas
Y otras veces se les caen por el mismo
Camino de la calva.
No sé si hay alguno que se coma
Las uñas, ancestros de roedor no les faltan.
Algunos chupan de la pipa con invertida
Frustración de flautistas y oyen una
Inédita música con los catacúmbicos bronquios.
(espero que no hayan leído nunca
La palabra catacúmbicos) ¡Qué volutas
De abortadas melodías!
Asunto corbatas = me abstengo;
Casi todos la tienen sucia y otros la dejan
Para marcar una página remota, donde
El torturado trapo convive
Con las migas de un irrecuperable
Sandwich. (quién sabe cuánta
Sombra ha recorrido).
No! definitivamente,
Porque yo no dejo migas
Ni tengo orejas migratorias
Porque sólo me como las uñas
Cuando espero en las estaciones ferroviarias;
Porque no sé nadar como el
Alegórico pez
Ni soporto el olor satánico de los
Libros añejos,
Porque entre una flauta y una
Pipa prefiero una guitarra
Y mucho más soplar en la caña
Innumerable de tu aliento
Y porque no uso tiradores,
(olvidemos la boca que yo también
Me muerdo cuando quiero
Imaginarte)
Porque mi única joroba es un
Dolor de caminos
Y no recuerdo cuánto leo, sino tus
Cartas,
Por todo eso y un montón de otras
Razones, no soy uno
De esos solemnes o terribles señores.
Además, si lo fuera,
Cómo hubiera hecho para darme
Cuenta cuando pasabas y tenías
La boca encinta de palomas.
No! definitivamente no lo soy.
Y si lo fuera
Me cortaría las manos y la boca
Y trituraría mis dientes
Y después me escondería
Con esa sucia corbata confundido
Entre las migas
Por haberte amado
Y profanado con derrota y otoño
Tu cuerpo de claridad
Hecha pan.


Poema Claridad hecha pan - Jorge Lemoine y Bosshardt