Chile

Te arrulla el mar, te velan las montañas,
Te arde la frente y por los pies tiritas:
Con sus próvidas manos infinitas
Dios está removiendo tus entrañas.


Poema Chile - Enrique Díez-canedo