Centinela

Si pudiera teñir con sangre el día,
La hora, el minuto y el segundo
En que a golpes de terca lejanía
Destrozaste la cuerda de mi mundo,
Hacer retroceder el calendario
-trescientas madrugadas en desvelo –
Y traerte a mi nuevo itinerario
Para desempolvar mi desconsuelo…
Me apresaría, amor, amada, amante,
Como un viento fatal contra tu vela
Hasta inmovilizar tu embarcación.
Y quebrando sin culpa tu sextante,
Te pondría después por centinela,
Ancla y rumbo a mi propio corazón.


Poema Centinela - Jorge Antonio Dore