Carassius auratus

Era un pececillo rabicorto y callado

Buscador de piratas y cofres de marfil

Que los peces barbados

Depositaban de noche en sus escamas.

Conformaban su mundo piedrecillas redondas,

Un pequeño jardín alfombrado de erizos,

Caballitos de mar y ermitaños cangrejos

Que ella misma cuidaba con esmero.

Era un pez muy pacífico

Capaz de convivir con otra especie

Pero muy poco dado a dejarse capturar

O a quedarse cautivo.


Poema Carassius auratus - Elsa López