Bolívar

Fue decisión de fuego en Aventino.
Fue mayor que los Andes su estatura.
Fue rúbrica en San Pedro Alejandrino
Y fue cóndor humano en Angostura.
Pero además de ser fulgor y empeño,
Este hombre de Junín y de Ayacucho,
Usó un romántico jaez quiteño
Porque amó a la mujer – y amaba mucho-.
Y se asomó al balcón doña Manuela.
Sus ojos descubrieron en Simón
Al épico jinete de novela.
El héroe alzó la vista hacia el balcón…
Y queriendo subir, clavó la espuela
En los ijares de su corazón.


Poema Bolívar - Luis Mario