Bitácora

Todo comienza el día que el mundo acaba
Las aves que alguna vez
Cantaron serenas en los árboles de enfrente
Comienzan a emigrar
Los días se acortan imperceptibles
Y el agua gris de los crepúsculos cede el paso
A una noche que apenas llega
Y es ya el misterio en las ventanas
No sé si han sentido esa falta de aire
Que turba el equilibrio, ese temblor
En los músculos
El corazón queda exactamente en el abdomen
Uno debe estar listo para enfrentar
Ese viento del sur que trae la ausencia
Rotas las amarras debe uno bajar de las naves
Simplemente. Quemar las naves, un desastre
Si tus pies no tocaron a fondo el continente
Fino y frágil fracaso en las manos flacas de la suerte
Bueno es hacerse a la mar detrás del cataclismo
Recoger del sargazo las ruinas, las fosforescencias ilesas
No detenerse a mirar los peces muertos
Aconsejable asir las algas dislocadas, los hipocampos truncos
Da coraje alzar las criaturas que rompió la tempestad
Y no mirar al azul: que te da vértigos
No otear las estrellas
No tocar el cuerpo del viento, ese cómplice hipócrita
No mirar hacia atrás: las sirenas son bellas
Inquietante la espuma de las islas
Ah pero yo ordeno el delirio
Promulgo el horizonte sin límites
Indico al escándalo de las islas
Qué fondos necesitan mis naos
Y nada de alisios
Nada de música de mar
Exijo catástrofes
Rones que intenten echar bruma en mi paso
Magias que me abran de nuevo a la inocencia
Blancos caballos de furia
Que hollen la piel con sus cascos más duros
¿A ver qué mínimo dios podría doblegarme?
Vientos, vientos, tomen en mi pómulo
El grano fabuloso del maizal de mi sangre
Que la luz enferma no me alumbre
Ni me ampare la sombra
Yo anunciaré los caminos
Las buenas nuevas que anoche trajo el verano
Yo traeré a la mesa las viandas más finas
Yo alzaré en los dedos el trofeo antiguo de la risa
Y estoy seguro será hermoso


Poema Bitácora - Alex Pausides