Ayer y hoy

Humilde como el voto del creyente,
Bendito como el ángel de mi guarda,
Tímido, solitario, romancesco,
Fe y esperanza.

Como tú, virginal y sin mancilla,
Como yo, visionario y entusiasta,
Era el amor que te ofrecí; inocente,
Como mi alma.

Ignoto, como ráfaga perdida,
Ardiente, como lágrima callada,
Torcido, desolado, borrascoso,
Amor de paria.

Triste, como el destello de la luna,
Solo, como la luna solitaria,
Es el recuerdo de ese amor maldito,
Como mi alma.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Ayer y hoy - Pedro Bonifacio Palacios