Así como el lobo desciende a poblado

Así como el lobo desciende a poblado,
Si acaso en la sierra se ve perseguido,
Huyendo del hombre que acosa a los tristes,
Buscó entre las fieras el triste un asilo.

El sol calentaba su lóbrega cueva,
Piadosa velaba su sueño la luna
El árbol salvaje le daba sus frutos,
La fuente sus aguas de grata frescura.

Bien pronto los rayos del sol se nublaron.
La luna entre brumas veló su semblante,
Secóse la fuente, y el árbol nególe,
Al par que su sombra, sus frutos salvajes.

Dejando la sierra buscó en la llanura
De otro árbol el fruto, la luz de otro cielo;
Y a un río profundo, de nombre ignorado,
Pidióle aguas puras su labio sediento.

¡Ya en vano!, sin tregua siguióle la noche,
La sed que atormenta y el hambre que mata;
¡ya en vano!, que ni árbol, ni cielo, ni río,
Le dieron su fruto, su luz, ni sus aguas.

Y en tanto el olvido, la duda y la muerte
Agrandan las sombras que en torno le cercan,
Allá en lontananza la luz de la vida,
Hiriendo sus ojos feliz centellea.

Dichosos mortales a quien la fortuna
Fue siempre propicia… ¡Silencio!, ¡silencio!,
Si veis tantos seres que corren buscando
Las negras corrientes del hondo Leteo.


Poema Así como el lobo desciende a poblado - Rosalía De Castro