Arma mortal 5

Llamamos por cobrar dice una voz tenue
Desde la base misilística Supremo Riojano
En Aniyaco en el norte cuyano
Sorri Bill yerrar es humano,
Como decía el General,
Pero a ese Bora Milutinovich
Lo tenía entre patilla y patilla
Desde que dirigía San Lorenzo
Argumenta sollozando el presidente que más ha leído a Socrates
Y por eso ha sido tan buen Riojano
Aunque haya lanzado el misil
“querido hermano” que el mismo Bill le yegalara
Para su último cumpleaños
Cállate pelotudo, era Milocevich, Milocevich otro yugoeslavo
Destruiste la escuela de señoritas de hardbard
Mi refugio secreto en Guashinton
Para que te metes en los conflictos de afuera
Donde nadie te ha invitado
Dice el presidente que más ha leído a Yekspier
Y que ahora amenaza con hacer mierda Aniyaco
Un dos tres probando, un dos tres probando
Mientras tanto un grupo de empresarios exportadores de aceitunas
Realizan una colecta, un bingo, una yaspadita, un desfile en ATC,
Para poner una red gigante que frene la amenaza de los misiles americanos.
Bill busca el botón celeste y blanco
Pero no lo alcanza, no desocupa sus manos
Un dos tres probando, un dos tres probando
Caaarlos se hace confeccionar un casco de cuero
Que le diseñó Yiordano
Y le dice a Mariju que se quedarán sin nidito de amor
Que terminarán alquilando.
Bill traga saliva, aprieta los dientes, gime, se enrosca
En su capa de Superman mientras se sigue oyendo
Un dos tres probando, un dos tres probando
Caaarlos extraña a Zulemita, la 99, tiene miedo porque ella
Su arma secreta, ya está en Guashinton.
Bill por fin termina, yira y yira en su sillón oval sin descanso
Zulemita sos mi mejor pasante dice y que lindo vestido azul te hizo Seyano
Finalmente Bill una vez más enamorado,
Decide yerrar nuevamente el disparo
Bombardeando el Vaticano.


Poema Arma mortal 5 - Esteban Charpentier