Am. b

Tanta virtud tu corazón inspira,
que piensa el vulgo de entusiasmo lleno,
que, al mirarlo tan bueno,
el mismo Dios que lo crió lo admira.


Poema Am. b - Ramón de Campoamor