Al pasar

¡Que distinto el barrio esta!
¡Como da melancolía
Todo aquello que varia,
Todo aquello que se va!

Hay casas nuevas… Las gentes
Que viven ahora aquí,
Son ¡ay! harto diferentes
De las bondadosas gentes
Que en mi infancia conocí.

…¿Dónde estará el carpintero
En cuyo estrecho taller
Había un loro parlero
Que hablaba a más no poder?
¿Dónde la amable mujer, la gallarda carpintera
Que me regalaba frutas
Y me daba las virutas
Salidas de la madera?

…¿Y aquel zapatero viejo,
Devoto del vino añejo,
Amador de las botellas
De aguardiente,
Buscador de mil querellas.
Y charlador permanente?

Aquel viejo no era malo,
Aunque usaba un grueso palo.
Aun su ronca voz escucho.
Él me hizo mas de un regalo.
Me quería mucho, mucho…
Aquel viejo no era malo.
…¿Y don Luis que era nuestro
Maestro? ¡Pobre maestro!
Era un hombre quejumbroso,
Siempre enfermo y bondadoso
Y que, en plena juventud,
Necesitaba el reposo
De quien no tiene salud…
Hoy evoco su silueta,
Su aspecto tan triste y grave
Y su soledad discreta…
Hablaba con voz suave
Y no usaba la palmeta…
A aquel varón dulce y serio
Cierto dia lo llevamos,
Con muchos hermosos ramos,
A dormir al cementerio.


Poema Al pasar - Emilio Finot