A un comerciante que puso en su casa una estatua de mercurio

Si al decorar tus salones,
Fanio, a Mercurio prefieres,
tienes a fe mil razones:
que es dios de los mercaderes,
y también de los ladrones.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema A un comerciante que puso en su casa una estatua de mercurio - Leandro Fernández de Moratín