A manera de paréntesis

Y hablando de la vida no hay por qué temerle a los fantasmas.

Toda penuria tiene su esperanza y su sigilo.

A veces los sueños nos vienen en una taza de café espeso,

Humeante, sonando al sonido sordo de la madera.

Sé después de andar entre inviernos caóticos,

Que las hormigas mueren viendo espejos inasibles…


Poema A manera de paréntesis - André Cruchaga