Tres años ha, mi dios

Tres años ha, mi Dios, que las impías
Persecuciones ocasionan llantos,
Y en sus profetas y ministros santos
La crueldad ejecuta tiranías.

Tres años ha que de mi pecho fías
(a pesar de amenazas y de espantos)
Tus fieles siervos, puesto que ha otros tantos
Que el cielo cierra la oración de Elías.

En dos cuevas amparo y doy sustento
A cien profetas tuyos escondidos
Del poder de la envidia y los engaños.

¡Ampara Tú, Señor, mi justo intento;
Clemente abre a mis ruegos tus oídos;
Baste, mi Dios, castigo de tres años!


Poema Tres años ha, mi dios - Tirso de Molina