Soneto a la ausente

Hoy su tiempo de ser ya se ha cumplido,
Como se cumple el signo de la vida,
Deshojando en su día de partida
El calendario apenas concluído.
Sin embargo su fruto ha renacido
En madurada savia florecida,
Y ni la muerte pudo dar cabida
Al canto de su verso enaltecido.
Yo sé que volverá como la aurora,
En cada voz que su silencio implora,
Y será en mi jardín enredadera
Y en mi balcón eterna primavera…
Volverá, como el sol de la mañana,
A despertar al pie de mi ventana.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Soneto a la ausente - Carlos Reyna