Siempre nocturno

Cada noche implacable, cada noche,
la ginebra cimbrea visiones y deseos,
y un lamento de intolerante ansia
-dice llamarse música – exhausta se sucede.
Y el neón carmesí, cordoncillo enredado
en la pálida estrella de la aurora,
sólo es sangre delgada. Despedida.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Siempre nocturno - Ana Rossetti