Romance xiii en que doÑa urraca

-¡Afuera, afuera, Rodrigo, el soberbio castellano!
Acordársete debría de aquel buen tiempo pasado
Que te armaron caballero en el altar de Santiago,
Cuando el rey fue tu padrino, tú, Rodrigo, el ahijado;
Mi padre te dio las armas, mi madre te dio el caballo,
Yo te calcé espuela de oro porque fueses más honrado;
Pensando casar contigo, ¡no lo quiso mi pecado!,
Casástete con Jimena, hija del conde Lozano;
Con ella hubiste dineros, conmigo hubieras estados;
Dejaste hija de rey por tomar la de un vasallo.
En oír esto Rodrigo volvióse mal angustiado:
-¡Afuera, afuera, los míos, los de a pie y los de a caballo,
Pues de aquella torre mocha una vira me han tirado!,
No traía el asta hierro, el corazón me ha pasado;
¡ya ningún remedio siento, sino vivir más penado!


Poema Romance xiii en que doÑa urraca - Anónimo