Proemio

Tristes quejas de amor dilato al viento.
Serán, por tristes, de mi error castigo;
Por quejas, nuevo honor de mi enemigo;
Y por de amor, de amantes escarmiento.

Será también la voz de mi instrumento
En el proceso de mi edad testigo,
Y yo el áspero actor que a mí me sigo
Y el culpado que canta en el tormento.

Vosotros, o jueces, o fiscales
(bien así que mis males, infinitos),
No me juzguéis si no sentís mis males;

Que si buscáis castigo a mis delitos,
Castigos tienen a su culpa iguales:
Fuegos de amor abrasan mis escritos.


Poema Proemio - Pedro Soto de Rojas