Porque la vida oscura

Nuestras ausencias como alianzas parecidas
A las estaciones poéticas al acercamiento
Imposible de las edades de la palabra.
Blanca Andreu
Porque la vida oscura del pocillo de café tuvo impulso
Hasta mi paladar las estudiantes de bellas artes
Hueco de porcelana barata verán
En el momento que la mesabar de barcelona las salude
Fin de clase 20 hs. callecircular
Y las saludará también un verso en pañales
Que con bocetos de frutas y jarrones jugueteando
Quedarán entre las comisuras del barriogótico
La exclamación repentina de las joven-citas
Se abalanzará en reflejos que habrán nacido
Del temprano relente “quién
Dejaría estas-palabras-aquí”
Aquellas mozas beberán té o algún licor que complemente
La parte interna de otro aprendizaje y las líneas
Del entorno y los tonos que un arco
Iris fue poniendo entre las cosas se congeniarán
En cursillo de oportunas donaciones
El verso escuchará los comentarios a(cómo)darse a
Las probabili(e)dades de las distancias una carpeta
Bostezará tres collages cual alianzas parecidas a
Las estaciones poéticas mientras el abanico
De la chica más rubia – seria y pensativa – insistirá
En remontarse hacia cornisas donde tiene vivienda
El calor que lo hace negar la cara rosa de su dueña
Delineadas con siglos minerales las direcciones
Prestarán caballetes hasta el mediterráneo
Cuando las estudiantes recojan las opiniones
Los útiles e iniciativas de la mesamar y salgan
Adoptadas por el flujo desenfrenado del estío
(omitirán al verso que agitará su papelito
Para despedirse)
—o—
19:50 hs. llegué hace un par de cafés
Y escribí un ser sin porvenir un organismo
De tinta que descrecerá sus rasgos
Porque la vida oscura lo quiso
Así desde un comienzo hueco pocillo innominado
En que la nave del júbilo no encontró travesía
Manillar incipiente de una sombra equivocada
(sé lo que le sucederá mas allí queda)
Pongo unas pesetas en la mesaonerosa y acelerado
Me voy por las estrechas aceras centenarias
Al cabo de un rato con grandes carpetas
Frente a mí pasan unas muchachas la más rubia
Observa incidentalmente mi faz cual si fuera
Un papel desamparado
Azorada se abanicó al cruzarse y aunque
Su inválido pájaro de cartón pintado le desmintiera
La impresión ella había captado claramente
Lo que me acontecería
Cuando arribase al paladar de la noche


Poema Porque la vida oscura - Héctor Rosales