Oh tú, detén el paso presuroso

¡Oh tú, detén el paso presuroso!
Ciego, cual yo me vi, deténle ruego,
Antes que afirmes por tu mal lloroso
Y alimenten tus lágrimas tu fuego;
Acorta el paso, y sólo aquesto advierte:
Te sobra tiempo de buscar tu muerte.

Antes que entregues ciego a un mar airado
Cuanto manso le ves, tu navecilla,
Y trueques de ti, ay triste, ay desdichado,
Por su engañoso golfo aquesta orilla,
Aconséjete, ¡oh Mopso!, aquesta entena
Y aquesta quilla que aun le viste arena.

Mira esta rota entena, que ofrecía
En sus brazos desprecio al mayor viento,
Mira la fuerte proa, con que abría
De su engañoso Humor el elemento,
Vestir de ejemplo aquestas playas solas,
Y de desprecio y burla aquellas olas.

Mira la jarcia, freno con que pudo
Regirse mientras, cuerda, sufrió freno,
Atestiguar, aunque testigo mudo,
Lo que yo te aconsejo y lo que peno;
Mira esta tabla, deste ramo asida,
Ministro de mi muerte y de mi vida.

Mi vestidura apenas ha dejado,
Humedecida gracia a mi ventura,
Reliquias triste del Humor salado,
Aun de su bien y el mío no segura;
Colgar la ves y allí temblar su daño,
Opuesta al claro sol del desengaño.

Cual tú, hermoso mar de hermosos ojos
Hallé; dichosa se llamó mi suerte,
Vistieron su bonanza sus enojos;
Sus enojos también la misma muerte,
Y della y dellos escapó mi vida,
Amarga, apenas desta tabla asida.

Esta entena que ves, la coronada
Playa, de las astillas de mi leño;
La jarcia, en esas peñas abrazada:
Testigo mío, ejemplo tuyo enseño;
Dichoso tú, si en desventura ajena,
Sabes joven, buscar la tuya buena.

Hija de noble selva, cual presume
Tu nave altiva y fuerte, fue la mía;
Mas este anciano tiempo que consume
Cuanto miras, la trujo al postrer día:
Y a ti, cual trujo a mí, si aquesta mudo
Ejemplo, a su poder no te es escudo.

Aunque mudo, te habla, y el violento
Enemigo, que buscas, espantoso,
En lenguas, te dirá del fuerte viento,
Mi verdad y tu engaño lastimoso:
Que poco servirá llorar la tierra
A quien un sordo mar y cielo encierra.

Mi ejemplo, la razón, mi triste llanto
Cuanto saben te dicen y has oído.
Sigue tu bien, tu mar, si bien es tanto,
Que, si en él entras, con razón perdido
Serás; ¡y, bien dichoso, si alguna haya
Rota concede beses esta playa!


Poema Oh tú, detén el paso presuroso - Luis Carrillo de Sotomayor