Noches en la bahía

Hueles como huelen los aires marineros
Cuando triunfa el sol por el signo de Aries.
Traes hasta mí el zodiacal influjo
De las noches tibias de la bahía,
Mecida en el cadencioso son de las mareas.
Las aguas de plata y de violeta
Devuelven encendidas
La cálida luz del crepúsculo.
Se envuelven en silencio
Abigarrados, los olores de la vida
Y de la muerte.
Sentado en el malecón,
Mientras un poco más abajo se debaten
Impasibles las olas contra el muro
En un derroche de fuerza y de tesón,
Evoco otros lugares de tostadas arenas
Mirando un horizonte límpido de azules,
Junto a tu cuerpo que, egoista,
Quisiera empaparse de toda la luz
Que nos bañaba.
Te recuerdo como eras en el espacio
Infinito del verano,
Cuerpo a cuerpo con la arena,
Como queriendo disolverte,
Enraizarte, suplantarla, incrustarte en ella.
Al fondo, como al fondo de un alma,
Las luces lejanas de las casas costaneras,
Imitan a la luz de las estrellas.
Un rayo momentáneo dibuja en el cielo
Un camino amarillo de luz y de esperanzas,
Promesa de alcanzar un lugar
Junto a ti,
Para los sueños.



1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)

Poema Noches en la bahía - Javier Martín González