Noches de desvelo



Jamas podré ennumerar las noches que te acaricié al descansar
Cada caricia pretendía saciar el hambre de unos vichos raros en mi pecho,
Que hacian cosquillas raras al unísono,
Que me quitan el aliento y me hacen suspirar.

Tuve noches de desvelo, mirandote al dormir,
Abrazandote con mis ojos que veian algo que no podía comprender;
Es algo que ahoga sin matar, que si se va lo hace a uno enloquecer.

Es amor, es algo sin medida, es alegría es orgullo, es fantasía,
Es amor y no tiene piedad al ser como es.

No creía que algún dia tu te irías y que el frio llegaría desde tu corazón.
Entiendo que me dediqué a perderte, pero ese egoísta ya no está,
Hoy vive en mi ese amor que como siempre, por siempre te amará
Y entiende que la vida y poseciones no sirven de nada, si es que tu no estás.

Ruego a dios que no mires hacia atrás, que el futuro por delante es lo que tenemos,
Ruego que me des una oportunidad mas,
De rectificar todos mis errores y que estos ya no volverán.
Por razones que no entiendo,
Creía que el amor que te brindaba te protegía y te hacía entender
Que mi corazón a tu lado estaba asegurado y que era solo tuyo y de nadie mas.
Creí que eso es amarte y era suficiente, pero ahora ya entendí
Que el amor es mucho mas que eso, y mas de lo que no te supe dar.

Si solo comprendieras, lo compleja que fué mi vida
Podrías entender mi forma de amar,
Por darte todo mi amor, me volvi loco y egoísta,
Por amarte tanto, mi corazón se llenó de dolor,
Y hoy grita y pide auxilio, sin que lo escuche quien amó.


Poema Noches de desvelo - Amilcar Cuenca