Noche en bojayá

Al sur del Darién

Los hijos de la tierra
Observan, respiran, se estremecen,
En una pequeña iglesia,
El miedo y la zozobra también.

Se quita el ministro los hábitos;
Tiene la cara pálida y fría.
De pronto… ¡Un estruendo infernal!
¡Decenas de voces
De mulatas como en parto
Derrumban las paredes!

Fuego, lluvia;
Negros se vuelven los dientes,
De llanto se tiñe la brisa…

Una muñeca de trapo
En el altar…

Una puerta tendida en el suelo…

Lágrimas con olor a ceniza…

Árboles de selva húmeda…

Ríos en duelo…

Cuentan la historia
Mientras llora un niño.


Poema Noche en bojayá - Omar Garzón Pinto